lunes, 16 de enero de 2017

Monedas prueba

Las monedas “Prueba” de 1991

El 22 de junio de 1992, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el cual, a partir del primer día del año 1993, los precios de los productos, los salarios, las denominaciones de billetes y monedas, las cuentas bancarias, entre otras, se expresarían por la cantidad que resulte al dividir entre 1,000 las cifras hasta entonces utilizadas. En resumen, se quitó tres ceros al peso, para dar uso al “Nuevo Peso”, con la idea de facilitar las transacciones, los cálculos y la comprensión en el manejo de grandes cantidades de dinero.

Unos meses antes, en 1991, la Casa de Moneda acuñó 5 denominaciones de pruebas que no pudieron evolucionar debido al nuevo monetario que estaría por adoptarse. Estas incluían valores de 100, 200, 500, 1000 y 2000 Pesos.

Enrique Rubio Santos, en su “Glosario Numismático Numisma” 1 define las monedas de “prueba” de la siguiente manera: “Sinónimo de ensayo, moneda acuñada antes de la aprobación definitiva del tipo que se adoptará. Las pruebas de una moneda son los elementos de trabajo para lograr el diseño que, definitivamente se adoptará. En ella se mezclan motivos y metales y casi nunca llegan a manos del público, ya que finalmente, suelen convertirse en raras piezas de museo”.

Estas son las “Pruebas” de 1991:


100 Pesos
Hitzilapan
Metal: Aluminio
Peso: 0.80 gramos
Módulo: 15 mm


200 Pesos
Xochimilco
Metal: Aluminio
Peso: 1.24 gramos
Módulo: 19 mm





500 Pesos
Atenango
Metal: Aluminio-Bronce
Peso: 3.01 gramos
Módulo: 18 mm
Esta pieza es la más escasa de la serie.




1,000 Pesos
Atlán
Metal: Aluminio-Bronce
Peso: 4.79 gramos
Módulo: 22 mm
Esta pieza es la más común de la serie.




2,000 Pesos
Monumento a la Revolución
Metal: Bimetálica
Peso: 3.96 gramos
Módulo: 20.5 mm